PERRETES Y GRANDES NEGOCIADORES :)

¡¡¡ QUEREMOS HACERTE UNA PREGUNTA!!!

¿PIENSAS QUE ERES BUENO NEGOCIANDO?
Si tu mascota está sonriendo, en breve descubrirás porqué lo hace.
Hoy Koda – mi compañero de viaje y mascota – nos enseñará lo buenos negociadores que son nuestros perretes.
Los perros a veces llegan a desear tanto una golosina o juguete que harán lo que sea necesario para conseguirlo.
Cada uno aprende distintas estrategias para conseguir ese “ bien” tan preciado.
Incluso desde muy cachorros unos aprender a dar la patita, sentarse, tumbarse, incluso a poner su mejor cara -con unos ojos súper abiertos cual dibujo manga-. Quizás el tuyo es de los que reclama comida con cara de niño bueno cuando estás en la mesa? 😉
Ellos son capaces de aprender diferentes estrategias para conseguir un mismo objetivo.
Como decimos en ClickArtMascotas los perros sólo repiten conductas que les son útiles. Y harán lo que sea necesario para conseguir esas cosas que les son interesantes.
Recuerdo el caso de Thor que aprendió de cachorro que cuando cogía ciertos objetos – ropa interior, zapatillas, etc -. Sus dueños para no entrar en conflicto optaban por chantajearlo cambiando dicho “tesoro” por una chuchería o su pelota preferida. Una conducta que se repetiría en el tiempo a medida que su “efectividad probada” iba en aumento. La frecuencia con la que dicha conducta aparecía también era menor. Aprendiendo a buscar incluso nuevos objetos para intercambiar.
Elegir las conductas que nos agradan y convertirlas en un comportamiento que funcione para ellos es nuestra labor. Pues de este modo y mediante la motivación conseguiremos que nuestros aprendan a convivir respetando una normas que si establecemos de forma divertida se seguirán sin dudar.

NOTA:
Ejercicios cómo soltar son más fáciles cuando el verdadero interesado en el intercambio es el perro . Perseguirle no es una buena opción. Ya que si convertimos el perseguirle y jugar en una recompensa… quizás estemos recompensando una conducta incorrecta y de este modo no hagamos mas que fijarla.

No dejes a su alcance cosas que no quieras que coja, hasta tener bien trabajado este ejercicio. 😉

Esperamos que os haya gustado nuestro artículo. No olvidéis difundir si ha sido de vuestro agrado.

Recibir un cordial saludo de Koda y Toni.